Prenota!al miglior prezzo
a

02

Giu-2015
hdmaria

El origen del Corpus Christi

El próximo jueves tendrá lugar la tradicional procesión del Corpus Christi, fiesta que homenajea la presencia del cuerpo y la sangre de Cristo en el Pan y el Vino de la Eucaristía. La procesión partirá de la Catedral de Sevilla después de la misa en el Altar Mayor que presidirá el arzobispo Juan José Asenjo. En Sevilla el Corpus se ha vivido siempre con mucha intensidad pero el origen de la festividad es desconocido para muchos. La fiesta del Corpus nace en Orvieto, una tranquila localidad de Umbría en Italia, hace casi mil años. Un joven sacerdote de Praga que tenía dudas sobre la certeza del misterio eucarístico y por eso aconsejado por su propio confesor hizo un viaje a Roma para reinsertarse en su propia fe visitando las tumbas de los apóstoles. Hizo un gran viaje y a su regreso celebró misa en la tumba de una joven mártir llamada Santa Cristina en Bolsena. Durante la celebración invocando al misterio eucarístico vio en sus manos la Eucaristía consagrada con sangre que salía de ella y que caía sobre el altar y sobre el tabernáculo. En un principio tuvo miedo y preguntó si le había sucedido algo extraordinario. Le pidieron venir a Orvieto donde vivía el Papa Urbano IV y al final el Papa le pidió al obispo que fuese a Bolsena para verificar lo que se había dicho y traer el corporal a su vuelta. Y eso fue lo que sucedió, el obispo fue a Orvieto y después el Papa dejó su casa acompañado de la Corte Pontificia y fieles y se encontró con el obispo. En aquel encuentro el sacerdote le dio al Papa el corporal manchado de sangre y el Papa lo trajo a su palacio papal y lo enseñó a la gente. Al año siguiente el mismo Papa Urbano IV encargó al insigne teólogo dominico, Tomás de Aquino, la preparación de un oficio litúrgico propio para esta fiesta y la creación de cantos e himnos para celebrar a Cristo en la Eucaristía. En 1264 el Papa Urbano IV publicó su bula "Transiturum de hoc mundo", instituyendo en la Iglesia Universal la Festividad del Corpus Christi, en ella detalla la finalidad de la fiesta del Corpus y del culto a la Eucaristía. Desde entonces la festividad del Corpus se traduce en un homenaje de los cristianos a la presencia de Cristo en la vida pública, en las calles y plazas, recibiendo la adoración de los ciudadanos, las hermandades y las autoridades. El Corpus se convierte en un montaje religioso que rememora la entrada de Jesús en Jerusalén y que está destinado a resaltar la Eucaristía como eje del misterio de la Alianza de Dios con su pueblo. El jueves de Corpus, fijado según el calendario litúrgico 60 días después del Domingo de Resurrección, es día de fiesta en numerosos pueblos y ciudades repartidos por toda la geografía española. Entre otros brillan especialmente, Toledo, Sevilla y Granada. Desde sus comienzos se caracterizó por la organización de suntuosas procesiones en las que participaba masivamente la población de ciudades y aldeas y a las que se incorporaron numerosas figuras alegóricas procedentes del paganismo que, además de añadir vistosidad a la fiesta animaba a la participación de las mayorías. Así enanos, gigantes, águilas, serpientes, dragones, diablos, etc., que tenían un significado simbólico en vastas regiones, se unieron figuras procedentes de leyendas populares locales, lo que diversificó enormemente los elementos participantes según las regiones. En Sevilla el Corpus comienza a celebrarse a principios del siglo XV, mediados de 1400. Entonces el Corpus en Sevilla era modelo de fiesta de exaltación cristiana y de prestigio. El centro de la procesión lo ocupa el Cuerpo de Cristo, contenido en un arca, llevada sobre andas, que luego es sustituida por la custodia procesional. La procesión está encabezada por los niños carráncanos, seis parejas de acólitos que portan hachetas y visten una indumentaria original del XVIII, aunque vienen acompañando al cortejo desde el siglo XVI, seguidos por el Guión Sacramental de la Archicofradía del Sagrario (Sevilla). Le siguen representaciones de hermandades y congregaciones que no son ni penitenciales ni sacramentales, llamadas popularmente "de gloria", por su orden de antigüedad. También acompaña a la procesión Santa Justa y Rufina, Santa Ángela de la Cruz, San Leandro y San Isidro, entre otros. Sevilla se prepara ahora para engalanarse para recibir los festejos populares, el baile de los seises y las lecturas simbólicas. Los balcones y los escaparates lucirán sus mejores prendas y las calles se llenan por la mañana de tomillo, lavanda, romero y juncias que alfombran el recorrido para recibir la procesión. La procesión parte de la Catedral a las 8:30 de la mañana, aunque media hora antes se celebra una Misa de autoridades en el Altar mayor, ceremonia presidida por el arzobispo de Sevilla. La Eucaristía es cantada en gregoriano y los seises bailarán en el presbiterio. Algo para no perderse.

ARTICULOS RELACIONADOS

30

Nov-2016

María Pacheco

En la convulsa España de principios del quinientos, una mujer ...

30

Nov-2016
hdm

Las mujeres célebres de nuestras habitaciones: Juana Pacheco

Todas nuestra habitaciones como sabes toman nombres de mujeres célebres ...